tx_007.png

EL RESUMEN

Resumir un texto es abreviarlo, reducirlo de manera que quede lo esencial, pero sin hacer cambios en las palabras del autor, es decir, usando las mismas palabras. Se redacta con claridad, presentando las ideas relacionadas entre sí, no como frases sueltas, aisladas.

[Ojo, si tratáramos de resumir textos de un libro para estudiar, podríamos utilizar nuestras propias palabras si eso facilita que lo entendamos y recordemos mejor.]

Un texto bien resumido en cuanto a extensión viene a ocupar, aproximadamente, un tercio del original.

¿Cómo resumir?

Pasos para la elaboración de un resumen La redacción de un resumen necesita dos procesos previos: la lectura y la comprensión del texto, paso previo a la elaboración del texto. Cuatro (y mucha práctica) son los pasos para su elaboración:

A.- Leemos con atención un texto.

B.- Reconocemos las ideas principales.

C.- Subrayamos, o anotamos, las ideas principales. Las ordenamos.

D.- Redactamos el resumen enlazando las ideas principales con los nexos correspondientes.

    • Debemos leer el texto tantas veces como sea necesario para comprenderlo, ayudándonos de diccionario, enciclopedia, etc., siempre que haya palabras o expresiones que no se entienda.

    • En cada párrafo hay palabras y expresiones que hacen referencia a una misma idea. Esa será la idea principal. Descarta los ejemplos y las ideas secundarias. Es normal que haya una idea por párrafo.

    • Podemos subrayar las ideas principales (siempre y cuando el texto lo permita porque no está en un libro, por ejemplo, sino en hoja aparte) o anotarlas, para ordenarlas y relacionarlas, tratando de buscar un sentido.

    • Elaboramos el resumen utilizando nexos que den coherencia a las ideas. Revisamos que se entienda, que esté claro, y que esté escrito con corrección.

OJO: Como queda señalado más arriba, si se trata de resumir un texto como actividad previa al estudio, son igualmente necesarios los pasos anteriores, la diferencia está en lo que ya se señaló: en ese caso sí resulta conveniente que utilicéis vuestras propias palabras si eso resulta más sencillo de recordar -y siempre será una forma de comprobar que lo habéis entendido.